Lo que está pasando en Rusia, con la comunidad LGTB, no debería convertirse en algo normalizado a ojo ajeno. Por supuesto que no debería ser así en ningún caso, en el cual se vulneren los derechos humanos, y por supuesto, podríamos hablar de ello largo y tendido, pero vamos a centrarnos en la situación rusa.

De un tiempo a esta parte, un presidente (Vladimir Putin) empieza a llevar a cabo una criba a nivel política y legislativa que tiene como finalidad última, tapar toda existencia humana “homosexualizada” o infectada del virus.

La discriminación hacia el colectivo ha llegado a puntos de no retorno. Los neonazis, campan a sus anchas, haciendo uso de la violencia de forma indiscriminada bajo el amparo de unas políticas proteccionistas con el intolerante.

Hemos alcanzado a ver situaciones a través de vídeos, difícilmente imaginables en pleno siglo XXI. A partir de aquí sólo existe la reflexión. ¿Cómo es posible que se vayan a celebrar unos juegos olímpicos en Rusia, con la que está cayendo?

Claro está, que es muy complicado hacer boicot a unos juegos cuando eres deportista y tu vida depende de la práctica deportiva, pero también es cierto, que ya los hay y muchos que han puesto el grito en el cielo y a su manera han puesto su granito de arena para hacer ver a la comisión internacional, la inviabilidad de unos juegos que se presentan bajo el odio con la careta del respeto.

Desde PlayCODE, te invitamos a participar en la recogida de firmas y te regalamos este pedazo de vídeo, que deja muy a las claras, lo que significaría tener unos juegos en Rusia para la comunidad LGTB.

Más información en www.allout.org

#LoveAlwaysWins